Fotografía de autor y fotografos siglo XXI

Más reciente

Analog photography

Y ahora me acuerdo de todos esos sibaritas del analógico, todo esos que hablan pestes del digital sin recordar en muchos casos que la mayoría de ellos empezaron en la fotografía con una de estas cámaras de sensores. Muchos…tras unos años y viendo que no conseguían sacar algo  que decentemente les representara,  empezaron a buscar culpables entre toda la madeja de cabos sueltos que habían dejado por el camino y que podían estar afectando a su cerebro y  a que su indudable genialidad apareciera en las fotos dignamente representada…Es así como un día descubrieron los haluros de plata y su jodida monserga prehistórica… pronto empezaron a temer que el “pero” de sus males había sido hasta entonces: trabajar en formato digital.

El Converso

Nuestro amigo es uno de esos que un día se quedó boquiabierto con la palabra analógico, entusiasmado tras leer a dos o tres analog photographers en la red, decidió  regalar la cámara digital a su sobrino y meterse en Ebay en busca de una cámara analógica con solera… una de esas que fueron míticas en su día y que hoy no las quiere nadie y casi las regalan. Enfundado de emoción termina comprando no menos de media docena de estas cámaras para luego buscar sus carretes… rastrea las tiendas y la red a la caza de esos místicos cilindros de película extensibles que todavía alguien se presta a fabricar para “místicos” como el.

Tras unas semanas de busqueda y compras hace un repaso con todos los objetos ya sobre la mesa, repasa…parece que lo tiene todo: Cámara analógica.. carretes… ahora hay que empezar a disparar. Con el pelo tieso de la emoción y la polla dura de excitación sale a la calle a ver como se le da el asunto. Antes de que pase ni media hora se ha terminado el carrete, pero empiezan a sentir esa emoción de la que ha oído hablar a los santurrones analógicos, esa que habla  sobre la incógnita de no conocer lo que allí ya esta impreso…  luz capturada por esas tiras plasticosas que se dejan penetrar por la luminaria y que duermen todavía como vírgenes  dentro del carrete.

Manda las fotos al laboratorio de ocasión y se va a su casa con el alma en un puño, esperando entusiasmado ver el resultado de sus fotos sobre film al día siguiente. Durante la noche los sueños sobre carretes y fotos geniales hacen crecer la expectativa hasta limites fantásticos. Se levanta legañoso y baja las escaleras corriendo… un tropezón y un reflejo lo meten y lo sacan por un momento del hospital.

En la tienda le dan un sobre con los negativos y las fotos impresas tras pagar una pasta, “lo bueno cuesta caro” razona para sus adentros para estimularse.  A duras penas puede contenerse de romper delante del cajero el sobre y sacar allí sus fotos para que las vea todo el mundo.. pero es prudente y sale sigiloso del lugar.

Ya en casa se sienta en la silla, mira el sobre mientras enciende un cigarro, suelta una bocanada de humo y agarra el puto sobre hasta hacerlo añicos… apenas hay 30 fotos…las va pasando  despacio, pero cuando se da cuenta ya las ha visto todas ¿y esto? se pregunta confuso ¿que es toda esta mierda?

En las fotos solo aparecen desenfoques, luces mal tomadas e incluso alguna foto velada sin que se pueda ver nada… mira la cámara buscando el problema, aprieta el botón a ver si se mueven las cortinillas, los miedos empiezan a aterrorizarle… será que no va bien el medidor o que el carrete esta estropeado, saca los negativos donde deja sus sudadas huellas sobre el film y lo pone de mala ostia en el scanner y empieza a darle el botón buscando una solución digital a tanto desastre… y la encuentra… empieza a ver que todas esas cagarrutas pueden convertirse en objetos de culto si le aplica unos cuantos filtros de instagram… “bien… todo esta bien… ahora lo entiendo todo”.

Coloca las fotos en su galería de turno añadiendo de forma pedante el siguiente texto: Analog photography, tras esto.. mancha sus pantalones y respira por fin  hondo, con la vista cerrada en el techo y empieza a recitar en silencio todo aquello que ha de trasmitir a partir de ahora, sobre lo que hace con las cámaras cuando le pregunten por sus fotos:

  “Ahora ya soy un fotógrafo analógico, de esos que de verdad entienden de fotografía. Cuando me pregunten… la respuestas siempre será antes que nada: Ahhhh… yo solo disparo en analógico, lo digital es una mierda y tras ello desplegaré sobre la pantalla del ordenador de mis amigos mis “analógicas” fotos.. -¿lo ves, ves los resultados? lo digital… es una mierda, si quieres una cámara analógica me sobran unas cuantas, todas joyas de ingeniería ¿carretes… dices carretes? tengo los que quieras, ademas estoy en un club que reza: Digital is Dead, te puedes apuntar… los domingos montamos unos saraos y enseñamos nuestros bichos entre gritos de jubilo y brindis con cerveza por las nuevas adquisiciones… las Leicas, triunfan”

Analog photography.. año 1989.

Analog photography.. año 1989.

*

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 487 seguidores